Cuando todo el mundo anda pendiente de esas cosas de los humanos, en la montaña se sigue haciendo lo que siempre se ha hecho: arrancarle al monte toda la vida que pudiera darte. Tomilleros y pastores siguen aún con ese admirable tesón que casi nadie conoce, a no ser que te dejes a un lado el ego y la teleserie y cojas el camino que lleva la mundo real.

Las tareas más duras del campo se hacen en silencio
Trabajo ancestral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + once =